¡Eso es todo amigos!

Visitante nº:

6 feb. 2010

Aquellos tiempos

 
- Es hora de que me cuentes esa historia.
- De acuerdo.
- Pero con todos los detalles, de acuerdo?
- Vale. Empiezo... pero déjame antes darle paso al flashback, me será más fácil.
-  Como quieras.
Recuerdo sus manos dulces en mi cintura, sí, por lo menos si me desmayaba me sujetaba. El olor que desprendía su grueso cuello, esa piel suave. Recuerdo cómo me miraba, dios, esa clase de mirada que te dá mareos. Sus labios... tan perfectos, tan poderosos. Me besaba cada parte de mi pequeño cuerpo, con una fuerza impresionante, pero eso me gustaba. Su voz, me volvía loca cuando me susurraba "te quiero" al oído, al compás de sus manos tocándome el cuello. Él sabía como manejarme, como ponerme a cien. Tenía más que claro que él, y solo él. Me hacía el amor con tanta lujuria, que me pasaría noches y noches así con él. Tocaba su torso, suave, sus brazos, musculosos, esos brazos que te abrazan y te sientes agusto, tanto que no saldría de ahí. Recuerdo nuestra última noche, tan especial... Pero el destino quiso que esta historia acabara. Él se fué, ahora mismo no sé donde está, ni si estará haciendo lo mismo que hacía conmigo con otras... pero huyó, me destrozó. Volvía a estar sola, sin sus brazos. Aún sigo pensando que hubiera sido de nosotros si hubiéramos seguido juntos, sin que él... en fin, se hubiera ido. Me siento indefensa. 
- No sabía que era tanto... vaya, lo siento.
- No te preocupes, sé que me quería, y que seguirá pensando en mí.
- Sí, pero... ¿volverá?
- No lo tengo seguro pero... mejor lo dejamos aquí. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por comentar!