¡Eso es todo amigos!

Visitante nº:

27 ene. 2010

siempre, es siempre.


Y su mano fuerte me tocó mi frágil cara, sintiendo un escalofrío tan grande que me producía hasta placer. Estaba tan guapo, bueno, es que lo era. Y su sonrisa hipnotizaba a cualquiera que lo miraba... era como lo que yo estaba buscando todos estos meses. Estabilidad, seguridad, un punto de apoyo. Me daba miedo decir algo que la cagara completamente, porque de hacerlo, lo perdería, o eso creo. Por eso me limité a callar, y mirarle. Era impresionante ver como esos ojos se clavaban en mí, y no dejaban de hacerlo. Me gustaba esa sensación, no era para nada verguenza, ni me incomodaba.. al contrario, me daba fuerzas. Miraba mis ojos marrones claros, con tanta fuerza que me mareaba. No podía dejar de mirarlo. Pero en ese momento fué él quien lo dejó... para abrazarme.
(....)
- Te quiero
- Yo también
Así me quería quedar... durante mucho tiempo, en sus brazos.

2 comentarios:

¡Gracias por comentar!